A OCU contra as fumigacións

A Asociación de Consumidores e Usuarios (OCU) posiciónase contra as fumigacións nun artigo na súa páxina web. No artigo rexeitan e opóñense explicitamente ás declaracións do secretario xeral de Montes e Medio Rural da Xunta de Galicia, Tomás Fernández-Couto, cando dixo que o pesticida non era tóxico.

A OCU, que aposta sempre polo principio de precaución cando se trata de biocidas, pesticidas ou outros produtos, afirma que neste caso non é necesario pois a toxicidade está demostrada.

Reproducimos o artigo ao completo:

Buena parte de los eucaliptos de Galicia están afectados por la plaga del gorgojo, un insecto cuyas larvas se alimentan de semillas, y para tratar de eliminarlos, la Xunta ha autorizado la fumigación aérea con un producto que contiene un pesticida llamado flufenoxuron. Este producto está considerado altamente tóxico por la Comisión Europea, que el 15 de julio de 2011, después de casi tres años de deliberaciones, decidió que fuera excluido de la lista de productos permitidos.

La UE ha mantenido desde entonces una moratoria al flufenoxuron, cuya comercialización estará prohibida desde el próximo 1 de agosto y su distribución desde el mes de diciembre. La fecha del fin de la moratoria coindice con el inicio de las fumigaciones, que está previsto que se lleven a cabo desde agosto a diciembre.

Desde el aire

Distintas asociaciones de Galicia se oponen radicalmente a las “fumigaciones masivas”, como las denominan, por considerar que este producto prohibido no sólo acabará con los gorgojos, sino que también afectará a avispas y abejas, cuya población se verá casi extinguida y, por lo tanto, estos insectos no podrán cumplir con su función polinizadora y también se perderá la apicultura.

La Asociación Galega de Apicultura, la Federación Rural Galega, Adega, Verdegaia, el Sindicato Labrego Galego y la Asociación Véspera de Nada, además del BNG y la Plataforma contra as fumigacións, han protestado ante la Comisión Europea por considerar que el flufenoxuron es nocivo también para las personas. Estos grupos rechazan la fumigación, además, por realizarse desde el cielo, pues la fumigación aérea está prohibida salvo en casos en los que no se pueda llevar a cabo a pie, como sí es el caso, según ellos.

Sí hay peligro

Todas estas asociaciones claman contra la Xunta de Galicia. Creen que el Gobierno gallego trata de proteger el negocio de las papeleras y con ello pone en riesgo la flora y la fauna gallega y la salud de la ciudadanía. La Xunta, por su parte, asegura que el flufenoxuron “no es tóxico”, según afirmó en el Parlamento Gallego Tomás Fernández-Couto, secretario general de Montes y Medio Rural de la Xunta, que también indicó que no se realizarán fumigaciones masivas y que el producto no requiere de “ningún tipo de autorización especial”.

Eso sí, Fernández-Couto admitió que ningún químico es inocuo, aunque descartó la peligrosidad del flufenoxuron tanto para los humanos como para las abejas, mientras que las asoociaciones contrarias y el BNG aluden a que las fumigaciones acabarán con la apicultura y contaminarán los acuíferos gallegos.

En cuanto a la fecha del fin de la moratoria del producto por parte de la Comisión Europea, que también es la de inicio de las fumigaciones, agosto de este año, Fernández-Couto admitió que sí hay un “problema de caducidad”.

No nos lo creemos

En la OCU no estamos de acuerdo con las afirmaciones del secretario general de Montes y Medio Rural de la Xunta de Galicia, Tomás Fernández-Couto, que asegura que el flufenoxuron “no es tóxico”. Se ha realizado una evaluación de riesgos, como exige el Reglamento 1107/2009, y los expertos en toxicidad han concluido que es una sustancia persistente, bioacumulable y tóxica, además de presentar efectos inadmisibles para el medio ambiente.

Así se recoge en la propia decisión de la Comisión Europea y, por lo tanto, a pesar de la opinión del representante de la Xunta de Galicia, queda de manifiesto que el flufenoxuron es una sustancia tóxica y es inadmisible su uso.

La nueva reglamentación sobre químicos (pesticidas, REACH…) debe aplicarse con rigor y en este caso no parece que la seguridad o protección ciudadana haya sido un factor limitante a la hora de establecer la sustancia con la que tratar la plaga en la zona, ni siquiera que se haya tenido en cuenta, dada la información que hay al respecto, que ha motivado que la Comisión Europea la haya excluido de su lista de productos permitidos.

Principio de precaución

En la OCU nos bastaría con que la sustancia fuera sospechosa para aplicar el principio de precaución y desaconsejar su uso, y así lo hacemos con los productos domésticos, como insecticidas o demás biocidas. Pero en este caso, además, la toxicidad está demostrada.

Tendría que explicar Tomás Fernández-Couto su criterio y por qué se prohíbe la comercialización del flufenoxuron si, a su juicio, no es tóxico. No está justificado el uso de éste ni de ningún otro principio activo cuando se han demostrado sus efectos adversos tanto para los humanos como para el medio ambiente, aunque aún sea legal durante unos meses, y menos aplicar su uso de forma masiva.

Unha reflexión sobre “A OCU contra as fumigacións

  1. Pingback: Contra as fumigacións masivas con «Cascade» | GALIPOLIS

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *